Sin categoría

Aquí sólo mando yo…….

Hay determinadas empresas en las que el poder es territorio único, personal e intransferible de solo unos pocos, e incluso de una sola persona. Es decir, el poder esta muy focalizado y no se delega, dejando cualquier decisión de la empresa en manos de un solo individuo.

Esto es realmente peligroso pues cuando el poder no fluye por el organigrama de la empresa, todo el mundo se focaliza en satisfacer a una sola persona, sin importarle el resto de miembros , pues saben que ellos ni pueden beneficiarles ni pueden perjudicarles.

Además de que se produce un endiosamiento innecesario en la persona que tiene poder, cosa que va en contra la productividad de los demás recurso humanos de la empresa. Que se dedican más a buscar el “cariño” de su Dios, que realmente a trabajar. Las cosas son mucho más terrenales, y con esta focalización del poder, y no delegarlo consigues crear un grupo de personas sectarias, donde desde que entras en la empresas te obligan a posicionarte. ¿Estas a favor de nuestro Dios o en contra?

Y yo siempre pensé, no, no, yo estoy a favor de trabajar.

Sin embargo, con esta centralización del poder polarizas de manera extrema el día a día de la empresa. Pues como digo, la gran mayoría de las personas buscan, como es humano ofrecerle algo “al poder”para que le pase su mano por el hombro.

Otra cosa que me sorprendió gratamente comprobar es como se desvirtúa el resto de puestos intermedios de la empresa. Es decir, los directivos de departamento tienen una tarjeta donde ponen que son “jefes” pero realmente no lo son, por que no tienen poder. Y un director sin ningún tipo de poder es como un jardín sin flores.

Otra rasgo común del “poder no delegado” es que la persona que manda sobre todo, se hace tremendamente controladora y por supuesto desconfiando. Por sus manos tienen que pasar todas las decisiones, desde donde invertir los beneficios hasta donde y cuando comprar papel higiénico.

Gracias a todo lo anteriormente comentado la empresa se convierte en una verdadera verbena. Jefes que no lo son, empleados que buscan las migajas del cariño del poder, guerras para dar información al poder y que te tengan en consideración, y etc, etc, eso sí todo tipos de comportamientos pero lo que es trabajar, trabajar, poco, poquito.

Y la pregunta es ¿Existen empresas así todavía? Si claro, que sí. Y seguramente mucho de ellas lleven muchos años, y por que no alguna de ellas incluso durarán muchos años. Yo eso no lo cuestiono. Otra cosa es “como conseguirán su supervivencia”.

Desde una visión sistémica, la empresa se asemeja a un ser vivo, que necesitar sobrevivir en un entorno hostil. Sin embargo, particularmente no me gusta simplificar tanto la historia de una empresa. NO es solo supervivencia.

Las empresas, tienen que ser sitios donde las personas vayamos a ser mejores, donde nos encontremos mejor y donde se creen entornos que potencien los valores humanos y se fabriquen en serie, no “solo buenos trabajadores” si no personas felices.

Si la supervivencia de la empresa, es acosta de la felicidad de las personas. Si la empresa lo único que fabrica son malas personas, y tontos y mediocres, permíteme que te diga pero entonces es mejor que esa empresa desaparezca.

Y recuerda a ser feliz, que de eso se trata

Que tengas un buen día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Francisco José Paredes Pérez +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Compartir