Vendedor

¿Cómo convertir una venta maravillosa en un desastre?

Mi amigo se ha comprado un coche. Y dicha experiencia lejos de ser un momento maravilloso y agradable se ha convertido en un momento desagradable que seguramente no lo olvide ni él, ni el vendedor que le ha atendido. A priori la venta para el vendedor era ese tipo de ventas maravillosas que no te esperas y que te llegan llovidas del cielo. Mi amigo, entró en un concesionario que no conocía de nada, (evidentemente si conocía el precio del coche que quería y lo único que tenía que hacer el vendedor era llegar o mejorar ese precio) y en media hora había comprado el coche: 

Que bien¡¡¡¡¡¡ ojalá para todos los vendedores tuvieran ventas tan sencillas. Pues una vez cerrada la venta, con todo orquestado, el vendedor dio una serie de pasos, que él solo construyó el camino hacia una reclamación a la marca del concesionario por una mala venta.

¿Qué cosas hizo el vendedor que terminaron convirtiendo la venta en un desastre?

  1. Adquirió un compromiso con el cliente, sabiendo que no podía cumplirlo. Le dijo que el coche lo tendría un miércoles (dos días después)  y no iba a poder asumir dicho plazo. Cuando llegó el miércoles, mi amigo ya estaba más que enfadado, y esto se sumo al resto de cosas que el vendedor hizo para demostrar que era un mal vendedor. 
  2. El vendedor, una vez que había vendido el coche trató a mi amigo todo el rato mal. NO le cogía el teléfono, le decía que estaba reunido cuando no lo estaba, le trataba con condescendencia, y con mal humor. En fin una serie de comportamiento que no se merece ningún comprador, y yo dirán más ninguna persona, esté o no comprando. 
  3. El vendedor, no hizo nada para intentar conseguir las cosas a las que se había comprometido. Y eso mi amigo lo sabía. Porque el “no hacer nada” se ve. Porque “el no mover el culo” por el cliente se transmite. Y el cliente termina viendo el plumero del vendedor, y sabiendo que pasa de él. 
  4. En ningún momento admitió su error y pidió disculpas por haberse comprometido a cosas que no iba a cumplir. NO supo pedir disculpas. Conociendo como conozco a mi amigo, con una simple disculpa, hubiera servido para que éste no terminara poniendo una reclamación a la marca del concesionario. Pero el vendedor no lo hizo. Fue soberbio en sus actuaciones, y no reconoció nunca los errores cometidos. 
  5. Y peor de todo hizo “sentir mal a mi amigo” en un momento de felicidad, que es comprarte un coche. Y esto precisamente fue lo que mató al vendedor. Hizo sentirse muy mal al cliente. 

Y ¿Cómo terminó la venta? Pues cuando tenía que haber terminado con la entrega de un coche a una persona feliz y contenta, terminó “como el Rosario de la Aurora”. Mi amigo se presentó en el concesionario, dando voces y golpes en la mesa con el director del mismo. Montó tal escándalo, que se oían las voces en las plantas de arriba del edificio. Y curiosamente después de las voces, todo lo que no se podía hacer se hizo rápidamente.

Pero el mal ya estaba hecho, y mi amigo a pesar de tener ya su coche, lo había pasado tan mal gracias a un “mal vendedor” que va a poner una reclamación a la marca, pero una reclamación sobre el vendedor. Es decir, lo peor que te puede pasar como comercial: “Que tus clientes hablen mal de ti”.

Pero bueno, recuerda que a pesar de las “malas ventas”  estamos aquí para ser felices, para hacer felices a los demás y para que cada día que pase seamos un poquito mejor personas. 

Francisco José Paredes Pérez 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Francisco José Paredes Pérez +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Compartir