Sin categoría

La autoconfianza y las soft skills

Te pueden quitar todo, menos la libertad de quererte a ti mismo

Como he defendido en muchas ocasiones, la formacion en soft skills, se ha hecho necesaria para las empresas, pues han detectado que sus trabajadores necesitan de estas herramientas para acometer sus tareas diarias. 

Una de las competencias más valoradas aunque no se hable mucho de ello, es la autoconfianza en uno mismo, autoestima, o el amor que puedas sentir hacia ti mismo. 

Según viene, muy bien explicado en la página https://psicologiaymente.com/ el “no quererte mucho a ti mismo” desemboca en la necesidad imperiosa de la ayuda de los demás y esto evidentemente, además de no ser sano a nivel emocional, es clara fuente de la poca productividad de cara a las empresas. 

Si no te quieres, estás abocado a una vida de miseria emocional, demandando el cariño y la ayuda continua de lo demás. 

En un mundo en el que cada vez se nos exigen más cosas, trabajar en mejorar los niveles de autoconfianza sigue siendo la gran asignatura pendiente.

Tener déficits en este aspecto no sólo causa dolor emocional, sino que nos predispone a actuar como personas que no se fían de sí mismas. Y eso, además de ser una fuente de problemas, hace que los demás nos traten como si necesitáramos ayuda para cualquier cosa.

Puedes leer el post completo aqui

En mi carrera profesional, me he encontrado con gente que tenían una gran autoestima, y todos ellos compartían esta serie de cualidades, que sin duda alguna les hacían diferentes en comparación con el resto: 

  • Toman decisiones de una manera segura y responsable. Suelen tener menos dudas que el resto a la hora de la toma de decisiones. Son capaces de llevar al mínimo, la imaginación de escenarios futuros negativos. Partiendo del principio: “YO decido, y si las cosas salen mal ya obraré en consecuencia”. 
  • Suelen tener muy claras sus opiniones en cualquier tema del que se esté hablando. Saben defender su posición, y para convencerles tiene que ser con argumentos como mínimo igual de certeros y fundamentados que los suyos. 
  • Curiosamente este nivel alto de autoconfianza, suele venir acompañado de otros valores positivos, como el liderazgo, el saber comunicar, la seguridad en sus acciones, que determinan en gran medida la alta probabilidad de que terminen siendo jefes o líderes de un grupo. 
  • No se siente heridos por “lo que pueda pensar el resto” como lo hacen los demás. Aceptan incluso que van a ser criticados, pues saben que nunca se le cae bien a todo el mundo, y que gran parte de las críticas que reciban, son de gente que no se quiere así misma. 

Las personas que se quieren, suelen ser maduras, no tienen miedo a enfrentarse cara a cara a los demás, y tienen claro su futuro. Piden perdón y trabajan duro día a día para quererse así mismos y a los demás.

  • Muestran un alto grado de madurez. Enfrentándose a los problemas como retos, que han de superar, y asumiendo sus errores con alta responsabilidad. 
  • Tienen menos miedo que el resto a encarar problemas “cara a cara”. No huyen del enfrentamiento verbal, e incluso prefieren transmitir cosas negativas en persona, pues consideran que la responsabilidad con uno mismo empieza por respetar a los demás. 
  • Suelen tener muy claro su futuro a medio y largo plazo. O por lo menos saben que llegarán donde se propongan y para ello trabajan a diario. 
  • Curiosamente, los que yo he conocido tenían un alto sentido del humor. Estar con ellos, era divertido. Te lo pasas bien estando a su lado. Saben, que la vida con risas es mucho más llevadera. Y que un ambiente en el que la gente se divierte es mucho más propicio para quererse a uno mismo, que un ambiente tóxico. 
  • Trabajan duro. Sí, como lo lees trabajan muy duro, de manera constante, y sin queja aparente. Parecen no mostrar cansancio, cuando el resto están llorando por las esquinas, y deseando irse a casa. Saben que la base fundamental para quererse a uno mismo es comprometerse con uno mismo, y por eso lo hacen a nivel personal y profesional. 
  • Saben pedir perdón cuando “meten la pata”. La sencillez, y la humildad son otros de los dos valores de la gente con alto grado de autoconfianza. Parte del principio, de intentar tratar a los demás como les gustaría que les trataran a ellos. 

Tal y como viene este post, de la página www.areahumana.es  La autoconfianza se trabaja. Y se hace a diario. Es cierto que la actual situación de no quererte puede venir motivada por como lo hiciste en el pasado. Pero recuerda que tu pasado no determina tu futuro. Siempre, siempre, siempre, estás a tiempo de cambiar y hacerlo para mejor. 

La autoconfianza se trabaja día a día, y para siempre.

La autoconfianza es un concepto que creemos evidente; pero muchos sentimientos, pensamientos y conductas, se instalan en nosotros y parecen formar parte de nuestra personalidad, hasta tal extremo, que los consideramos como algo propio, natural… y no es así, la confianza en uno o una misma, es un logro, algo que todos y todas podemos alcanzar y tener, o al contrario, la autoconfianza podemos perderla, poco a poco, día tras día.

¿Te sientes identificado con alguna de estas conductas, emociones o pensamientos?. ¿Con cuántas de ellas?

  • Me siento inseguro/a en situaciones sociales nuevas, porque no se que se espera de mi.
  • Tiendo a magnificar mis errores y minimizar mis éxitos.
  • Temo cometer errores que los demás podrían ver.
  • No se bien de que soy capaz, ya que evito hacer cosas por miedo o porque creo que no podré realizarlas.
  • Me comparo a menudo con los demás.
  • En mis decisiones me importa la opinión de los demás más que mis deseos.
  • Me desanimo con facilidad.
  • Siento que mi vida es más difícil y dura que la de los demás, y que me suceden con más frecuencia cosas que no puedo resolver.
  • Tiendo a evitar cualquier situación si preveo que puede ser poco confortable.
  • Necesito que lo que muestro y lo que hago, parezca perfecto.
  • Me afectan y duran mucho, las críticas, la desaprobación o el rechazo.

 Puedes leer el post completo pinchando aquí

Recuerda, el primer escalón del amor hacia los demás es amarte a ti mismo. Irremediablemente estamos casi obligados a querernos, pues de no ser así será difícil que podamos querer al resto de manera plena, y eficaz. 

Te interesa leer estos dos post

Puedes leer el primer post pinchando aquí

Puedes leer el segundo post pinchando aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Francisco José Paredes Pérez +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Compartir