VENTAS

¿Puedes ser vendedor sin ser empático?

Es curioso como el término “empatía” que venía del griego, y se le atribuye a Galeno en el Siglo II a.C el culpable de cambiar el significado de esta palabra, dándole el significado de “enfermedad”. Es maravilloso, que lo hoy está de moda y todo el mundo habla de ser empático, como una de las virtudes necesarias para el ejercicio de cualquier profesión, en sus inicios fuera sinónimo de estar enfermo. Sin embargo, fue en el S. XX la psicología la que dio de nuevo un giro a esta palabra, dándole el significado que hoy conocemos todos. Muchas son las definiciones que podría hacer de ser empático, pero me quedo con una simple que entiendo resume de manera perfecta lo que para mí es la empatía: Capacidad del sujeto de ponerse en el lugar del otro, teniendo en cuenta sus emociones, su estado de ánimo e intentando asumir que consecuencias va a tener que soportar por los actos de los que pudiera yo ser responsable.
Y por todos es sabido, lo manoseado que está término. “Tienes que ser empático” “Le despidieron por no ser empático” “No sabe vender, no es nada empático”, frases como éstas y otras muchas están a diario en boca de todos nosotros. Repitiéndolo como un mantra, y creyéndonos a lo mejor que por mucho decirlo conseguiremos, pasar de no ser empático a serlo. Y la empatía como muchas otras cosas en la vida: se trabaja. Se tiene que practicar. Día a día, tenemos que intentar ser empáticos, y a base de practicar llegaremos a conseguirlo. No hay otra forma
¿PUEDES DEDICARTE A LA VENTA SI NO ERES EMPÁTICO?
Pues sinceramente “NO”, y lo pongo en mayúsculas, porque ¿Qué hace un vendedor a diario, si no ponerse en la piel del posible comprador?: Estudiar sus necesidades y ver si las puede satisfacer su producto y servicio, comprender y entender como se siente su cliente, preocuparse por él, entender que falló cuando su cliente no le compró por su estado de ánimo, y así un largo etcétera de acciones que hace un vendedor que son en sí mismas definiciones de EMPATIA.
“No te atrevas a juzgar mi camino, si no llevas puestos mis zapatos”
Pero entonces

¿Qué puedo hacer yo para tener más empatía?

  1. Antes de realizar una conducta que va a implicar a un tercero, párate un poco a reflexionar sobre las posibles consecuencias que le pueden ocasionar.
  2. Observa a la persona, su comunicacíón verbal y no verbal. Te dará pistas sobre su estado de ánimo.
  3. Escucha, escucha, escucha, de manera activa. Pon el corazón y no solo las orejas al servicio del que habla.
  4. Tienes que ser asertivo. Saber decir que no al otro, respetando su opinión. Aprende a no herir cuando digas que no o contradigas lo que dice el otro.
  5. Acepta sin prejuicios y sin emitir juicios de valor, las opiniones de todo el mundo. Y sobre todo acepta al otro como es. Seguramente es así, porque tiene razones para ser así. Y tú quizás no las conozcas.

Por lo tanto, mi querido amigo si quieres vender, no te queda más remedio que ser empático, pues no ponerte en la piel del otro, no solo te hará un mal vendedor, si no que te hará peor persona.
Y recuerda, estamos aquí para ser felices, hacer felices a los demás, y ser un poquito mejor cada día.

Francisco José Paredes Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Francisco José Paredes Pérez +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Compartir